Treinta años del día que cambió la historia del Barça: el regreso de Johan Cruyff

MIGUEL GUTIÉRREZ

En la fundación

El 4 de mayo de 1988, hoy hace 30 años, un avión de la compañía neerlandesa KLM transportó a Johan Cruyff desde Amsterdam hasta el aeropuerto de El Prat. Como equipaje, según detalló la prensa, apenas llevaba dos maletines y una bolsa con cartones de cigarrillos Camel, “su marca preferida”. La historia del FC Barcelona estaba empezando a cambiar, aunque nadie pudiera sospechar cuánto. Quien más claro lo vio, posiblemente, fue el propio Cruyff: “Quiero marcar una época excepcional y que la gente llene otra vez el Camp Nou”, dijo a los reporteros al poco de aterrizar.

El Barça atravesaba una situación crítica. No sólo porque la Quinta del Buitre dominaba en España, sino porque apenas unos días antes los jugadores habían declarado la guerra al presidente, Josep Lluís Núñez, por una serie de discrepancias económicas en el llamado ‘Motín del Hesperia’. Con un contrato más breve de lo que deseaba (un año y un millón de dólares), Cruyff y la junta unieron su futuro. En tiempos de crisis, los mitos siempre resultan socorridos y Cruyff era uno de los mayores pese a su breve palmarés como jugador azulgrana entre 1973 y 1978: una Liga y una Copa.

Cantera y fichajes

“De momento todo va a seguir igual. No se puede cambiar un club internamente de la noche a la mañana”, dijo Cruyff. Sin embargo, aquel verano el Barça se reseteó. Salieron catorce futbolistas más el entrenador, Luis Aragonés. También Bernd Schuster, que no había tomado parte en el motín pero prefirió fichar por el Real Madrid.

Cruyff incorporó aquel verano a varios jugadores del filial, como Amor y Milla, y cerró numerosos fichajes para cubrir tanta baja. Los equipos sólo podían tener en plantilla tres extranjeros y hubo que peinar el mercado nacional. De la Real Sociedad llegaron Bakero, Begiristain y López Rekarte. Del Atlético de Madrid, Eusebio y Julio Salinas. Del Espanyol, Soler y el actual entrenador del Barça, Ernesto Valverde. Al verano siguiente llegaron dos futbolistas llamados a marcar una época: Ronald Koeman y Michael Laudrup.

La final de Mestalla

El proyecto tardó en dar sus frutos. Cruyff salvó la primera temporada ganando la Recopa y la segunda, con la Copa del Rey. Aquella final de Mestalla frente al Real Madrid fue el punto clave. El 4 de mayo de 1988 no se entiende sin otra fecha primaveral: 5 de abril de 1990. Una derrota habría precipitado el final de ciclo, pero el Barça ganó el título ante un Madrid de época, que venía de ganar su quinta Liga consecutiva y además con récord de goles (107).

Cruyff renovó su crédito y en su tercera temporada el Barça dio el salto de calidad que todo el mundo estaba esperando. Con algunas incorporaciones más (Stoichkov, Ferrer, Goikoetxea y Guardiola) Cruyff redondeó el ‘Dream Team’ que tantos complejos desterró gracias a sus resultados y a un fútbol espectacular. Ganó la Copa de Europa por primera vez (1992) y cuatro títulos de Liga seguidos (de 1991 a 1994), algo que no ha repetido. En 1988 contaba con 10 títulos de Liga, que ahora son 25; es decir, ha ganado 15 de las 30 ligas disputadas desde entonces. Una nueva dimensión de club. Definitivamente, algo empezó a cambiar aquel 4 de mayo de 1988.

Previous post
'La impòrtancia de ser Frank', una comedia mediterránea en el Teatre Nacional de Catalunya
Next post
El Ministerio de Educación detecta casos de "adoctrinamiento" y "humillación" en 24 escuelas catalanas a raíz del 1-O

No Comment

Leave a reply

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

*

*

Back
SHARE

Treinta años del día que cambió la historia del Barça: el regreso de Johan Cruyff